Los estudiantes merecen la oportunidad de hacer de la educación una base concreta para sus vidas.


La diferencia entre Ignite y el sistema tradicional es que no hay maestros, ya que los estudiantes buscan el apoyo de los expertos a medida que aprenden las habilidades, no hay enseñanza para permitirle a los estudiantes que exploren los recursos que tienen para completar las pruebas, no hay un sólo lugar de aprendizaje con el fin de que los estudiantes utilicen los espacios públicos y determinen el lugar de reunión semanal.

Nosotros invertimos en el potencial del estudiante para maximizar sus resultados.

El objetivo a largo plazo de nuestro programa es demostrar que el aprendizaje basado en la acción produce un alto rendimiento académico y las habilidades necesarias para un ambiente universitario.